¿Cómo convertirse en un inversor de ETF?

Es posible que te encuentres en una disyuntiva como ésta: tienes dinero, pero quizá no es suficiente como para invertir significativamente en negocios propios o ajenos, o como para sacar una rentabilidad elevada con la compra de acciones, y no sabes cómo proceder. Pues para ti existe la opción de los ETFs. A continuación pasaremos a definir algunas cuestiones básicas y cómo convertirte en un inversionista de estos fondos.

Algunas características de los ETFs

Estos fondos replican un índice específico, logrando rentabilidades similares y diversificando la inversión inicial. Asimismo, y al igual que las acciones, son transadas en La Bolsa, por lo cual puedes decidir cuándo emitir las órdenes de compra y cuando vender, lo que los vuelve altamente liquidables. Ésta es una diferencia sustancial con los fondos mutuos, los que tienen un precio fijo durante el día. En cambio los ETFs puede venderse inmediatamente y generar capital para emitir nuevas órdenes de compra. Además los costos de estos son muy bajos pues no requieren de un gestor profesional para transarlos, evitando comisiones sobredimensionadas.

Oferta local

En nuestro país, las entidades financieras ha visto la gran ventaja de estos fondos. Sin ir más lejos, las AFP destinan cerca de un 16% de sus inversiones en ETFs extranjeros. Puedes invertir mediante cualquier corredora establecida y legalmente inscrita en la CMF. La Bolsa de Comercio de Santiago puso a disposición de los inversionistas la posibilidad de transar con ellos en el mercado secundario de valores.

Sin embargo, invertir bursátilmente no resulta tan lucrativo pues se transa poco capital, hecho que produce una estabilidad de los valores en el largo plazo.

La mejor manera de invertir en ETFs

Adquirir ETFs vía mercados extranjeros es la mejor manera de hacerlo pues las alternativas son más amplias y la liquidez es mayor.

No muchas corredoras en nuestro país disponen de este mecanismo, pero algunas, como Renta4, lo han puesto a disposición con bajo capital inicial, cerca de $100.000. Por lo tanto, el mejor camino es acceder directamente a los mercados internacionales, mediante un bróker internacional. Es simple, sólo debes acceder y crear tu perfil con tu cuenta y tarjeta de crédito asociada.

La diferencia quizá radique en que deberás pagar impuesto fuera, si es que sacas dividendos. Si no, al momento de rescatar, tendrás que pagar impuestos en nuestro país.

Conclusiones

Invertir en estos fondos quizá sea un poco más complicado que invertir en fondos mutuos o en acciones libres, pero por la diferencias de costos vale totalmente la pena. Ten en cuenta esta alternativa, puede que se sorprendan gratamente a la larga.