¿Cómo invertir en ETF?

Antes de continuar nos imaginamos que te preguntarás, ¿qué son las ETFs? Se les conoce también como fondos cotizados (ETF son las siglas en inglés de exchange-traded fund). La característica principal de estos fondos es que cotizan en el mercado secundario de valores. A continuación pasaremos a resumir las razones del por qué está opción es una de las mejores que puedes efectuar.

Características

– Representan un parte proporcional de una cartera de inversiones subyacente de valores que replica un índice de un mercado específico.
– Tienen un alto grado de diversificación (un inversionistas puede tomar posición de una cartera de un índice con una sola inversión), son simples de operar (al igual que las acciones) y costes más baratos que los fondos de inversión.
Se negocian en la bolsa de valores como renta variable, por lo que en cada momento puede conocerse el valor de la cartera.
Son flexibles y transparentes pues, cuando se cotizan en la bolsa, ésta pone en público conocimiento el valor estimado de la liquidación, lo que permite un seguimiento constante y real.
Pueden ser vendidos al descubierto, en operativa intradiaria o a plazo.
– Estos no aplican gastos o comisiones de suscripción o venta, sólo una gestión anual cercana al 0,15% y comisiones de intermediación, como todo instrumento variable.
– Tienen una cuota inicial de 1, lo que, generalmente, es menor a 10 dólares, lo que hace que estos instrumentos son ideales para pequeños inversionistas.
Las ETF funcionan bajo un régimen fiscal similar al de las acciones, por lo que las ganancias patrimoniales no se encuentran sujetos a retención.

¿Cómo invertir en ETFs?

Los fondos cotizados pueden dividirse en dos tipos: los fondos accionarios y los fondos basados en bonos. Los primeros representan cerca del 80% del total. Los fondos accionarios replican un índice de acciones. Además tienen mejor rentabilidad a plazos extendidos. Si vas a escoger uno de un índice determinado, escoge el fondo que sea más barato pues su liquidez será mayor. A este respecto, entre más diversificado será el fondo, el riesgo será menor y la rentabilidad más segura de lograr.

En cuanto a los fondos basados en bonos, estos imitan índices de compañías que han emitidos estos instrumentos de deuda. Por lo general, comprar bonos de forma individual es complicado, pero mediante estos fondos puedes hacerlo de igual forma que cuando compras una acción. Lo mejor de los bonos es que son diversos dependiendo de su naturaleza (estatales, privados, corporativos, etc.) y tienen diferentes fechas de caducidad.

Por último, ¿dónde lo hago?

Contacta un bróker especializado. No lo hagas mediante tu entidad bancaria pues éstas, por lo general, cobran múltiples comisiones posteriores, además que su oferta en reducida. Busca por fuera, corredoras o administradoras.